¿Te vistes de mantilla en Semana Santa? Parte 1

Es una preciosa tradición en la que temimos por su desaparición pero que parece que año tras año se está recuperando gracias a la juventud que retoma con fuerza el vestigio de nuestras costumbres y el legado que muchas mujeres se resistían a abandonar y que a día de hoy sirven de ejemplo para muchos.

Las mantillas del Jueves y Viernes Santo son para vestir de “luto” por la muerte del Señor y aunque hay que estar favorecidas, en Lina apostamos por seguir un protocolo para ir vestida de manera elegante y adecuada. Debemos elegir un traje negro, no muy escotado, con manga al codo o larga y falda por debajo de la rodilla. Debe ser un traje lo más simple posible ya que la mantilla y los complementos harán el resto, aportando ese toque elegante del que hablábamos.

Ahora viene la gran duda: “¿La peina debe ser muy alta?”, con una peineta baja me encuentro mejor y más cómoda, ¿qué tamaño elijo?. Las peinetas las hay de diferentes tamaños y lo normal es elegir el tamaño de la peina en función de tu estatura. Una peina  más alta, aunque nos parezca incomoda, es más favorecedora y luce mejor la mantilla que otra de menor tamaño.

En Lina solemos recomendar a las personas de baja estatura la opción de una peina mediana, sobre unos 16 cm de alta y si la persona es de estatura media o alta la que peina aconsejamos una de 18 cm en adelante.

En tanto a la forma de la peina, la que más favorece a la cara, es una peina cuadrada con forma redondeada en las puntas. Estas peinas que vemos a continuación son medianas, miden entre unos 18 y 18,50 cm. Como podéis ver todas tienen las puntas redondeadas, la mantilla queda muy favorecedora con esta forma de peina, ya que si es demasiado cuadrada la mantilla cae por la cara tapándola.

Peina carey
Peina para mantilla española

Otra de las dudas es si elijo la peina clara, oscura, con más dibujos o con menos dibujos… Os vamos a explicar las diferencias entre una peinas y otras.

Hay diferentes tonos de carey, los colores más usados son las de concha (las más oscuras) y las de tortuga (la más claras). Si te vas a poner una mantilla negra no es tan importante el color del carey que utilices, ya es cuestión de gustos, ahora bien si alguna vez te vas a poner una mantilla beige o blanca debes de llevar una peina lo más clara posible.

Otra de las diferencias es el dibujo. Las peinas cuanto más caladas estén más valiosas son y si encima van buriladas (labradas encima del calado) aún tienen más valor por la complejidad y trabajo invertido en la peina.

Peina carey
Peina grande de mantilla
Peina de mantilla carey
Peina de mantilla

Otra de las dudas que nos entran a la hora de vestirnos de mantilla es qué tipo de complementos elegir. No olvidemos que estamos de luto, por lo que debemos ir sencillas y por favor, nada de poner flores en la cabeza.

Lo tradicional es emparejar tanto los pendientes como el broche de la peina,  lo más normal es elegir pendientes en plata vieja con broche a juego. Decimos lo del broche a juego porque si eliges unos pendientes dorados el broche debe ser dorado.

En tanto a la longitud de los pendientes, es preferible elegir unos pendientes que cuelguen un poco ya que nos estiliza la cara, piensa que la mantilla negra oscurece mucho y los pendientes deben resaltar un poco para que te den algo de luz.

Complementos para mantillas
pendientes y broches para mantilla

Ya hemos visto los complementos fundamentales que debe llevar una mantilla a parte del bolso, que cómo siempre aconsejamos, lo más oportuno es elegir un  bolso negro lo más simple posible. En definitiva hay que buscar la elegancia en la sencillez y la sobriedad.

¿Y con las pulseras, anillo, guantes…?, todo estos complementos son opcionales y debe ir de acorde con tu personalidad. Una pulsera a juego o un anillo no están de más, pero un consenjo: nunca olvides que estás de luto.

Sabemos que no hemos hablado de una de las cosas más importantes: de las Mantillas. Para eso dedicaremos el siguiente post.

Más artículos

¿Quieres ver más artículos?

pulsa aquí

Lina Sevilla 1960 es la marca de moda flamenca con mayor trayectoria y reconocimiento internacional por sus trajes de flamenca y sus complementos. Su sello de distinción es la elaboración artesanal y tradicional de sus diseños en la que no tienen cabida el proceso industrial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *